skarabeo cree en la belleza y en la perfección de la palabra escrita, además de creer en la transparencia, en la fuerza y en el valor de las relaciones humanas.

Traducir no solo es comprender el significado de las palabras y escribirlas en fila india en una hoja de papel, significa volver a pensar, volver a crear y adaptar un texto a una realidad diferente cada vez.

Vivimos en una era virtual, donde las personas se conocen, intercambian mensajes y cierran negocios vía Internet. Y aunque todo esto pueda resultar práctico y rápido, esta forma de trabajar no siempre favorece las relaciones humanas, mas bien favorece la lejanía y hace impersonal la actividad que cada uno de nosotros ejerce. 

Aprecio el uso de soportes informáticos y considero Internet un valioso instrumento de investigación y comunicación. En mi trabajo hago hincapié en la importancia de mantener un contacto personal con el cliente. Esto me permite conocer sus necesidades y sus objetivos, comprender el contexto en el que se mueve su actividad, identificar el tipo de público al que va a ser destinado un texto, a la vez que comprender el significado, el tono y el mensaje en sí. Traducir no es  simplemente comprender el significado de las palabras, sino volver a crear y adaptar un texto para un mercado distinto cada vez, colocándolo en otra realidad. Para poder llevar a cabo todo esto, es indispensable comprender tanto los parámetros sociales, culturales y lingüísticos como los estándares técnicos, los requisitos estilísticos y las expectativas que constituyen el trasfondo.

Les garantizo: